La corrosión del metal solo se puede solucionar con tratamientos específicos

Los metales son sólidos y robustos. Sin embargo, con el tiempo sufren procesos de corrosión debido a la acción de agentes químicos y atmosféricos. Para resolver el problema de la corrosión, se necesitan acciones eficaces de limpieza, protección y restauración a través de tratamientos anticorrosivos para metales que, al recubrir los productos, pueden crear una barrera adecuada.

Para determinar los costes y los tiempos del tratamiento anticorrosivo de las piezas metálicas corroídas, se necesita realizar una inspección y evaluar cuál es el origen específico del problema que debemos resolver.

Solicita un presupuesto gratuito sin compromiso y en un plazo de 12 horas un técnico de EA se pondrá en contacto contigo para concertar una reunión y proporcionarle una idea del alcance del daño, los tiempos y los costes del trabajo necesario para solucionarlo.

En este tipo de intervención en las barras de refuerzo, nuestros trabajadores de Acrobatica limpian todos los elementos metálicos de óxido y sustancias grasientas con un cepillado a conciencia o con chorro de arena. Luego, aplican un mortero anticorrosivo, principalmente un convertidor Mapei, como el Mapei Mapefer.

Gracias a la técnica de doble cuerda de seguridad, intervenimos de forma rápida y a bajo coste, ya que no necesitamos instalar andamios ni plataformas aéreas para ello.

En el sector de los tratamientos anticorrosivos para metales se ha avanzado mucho gracias a sistemas tecnológicos innovadores y productos de vanguardia. Estos tratamientos son fundamentales en la construcción, ya que los metales son muy utilizados en el sector como materiales de construcción, por ejemplo, el acero que se utiliza en forma de perfiles de carpintería o en las jaulas de varillas metálicas que se utilizan como núcleo resistente para el hormigón armado.

La corrosión se convierte en un problema grave cuando aparece en las barras de refuerzo de edificios residenciales de hormigón armado u otros. De hecho, puede formarse óxido alrededor de las varillas de refuerzo en determinadas condiciones externas. La parte que se oxida y en la que, por tanto, se forma óxido, sufre un aumento de volumen que provoca las primeras grietas en la cubierta de hierro. Así, se desencadena un proceso de descomposición irreversible del objeto.

INTERVENCIONES EN OBRAS EN CARRETERAS, GRANDES OBRAS O ALMACENES

Además de viviendas individuales, bloques de pisos, edificios históricos o comerciales, nuestros albañiles de Acrobatica pueden trabajar en todas las situaciones que muestren signos evidentes de corrosión del metal, pero que sean de difícil acceso para los sistemas de trabajo tradicionales, como los puentes en las obras de carretera. Nosotros no tenemos ningún límite de acceso ni de altura, por lo que podemos ir a cualquier sitio e identificar las soluciones específicas, siempre con resultados excelentes.

¿QUÉ ES LA CORROSIÓN?

La corrosión es un proceso de degradación de los metales que se produce por los agentes oxidantes presentes en el medio ambiente. Se manifiesta de muchas formas y cada una de ellas tiene un origen particular. El ejemplo más común es el óxido, que se produce por el contacto entre los óxidos del hierro y el agua.